La infinita belleza de lo simple

Caminamos hacia sistemas cada vez más ruidosos y pesados, hacia interfaces elegantes pero confusas y nada productivas, hacia unos requerimientos de hardware cada vez mayores, cosas del consorcio entre los fabricantes de software y hardware…

¿Pues sabéis que os digo?

Sigue leyendo