Golondrinas en el cielo y hormigas en el suelo

Hoy me pregunté por qué me has buscado de nuevo, por qué guiñas cada vez que sonrío, quizás te necesito y tu aún no lo sepas.


 
Siempre quise hacer por ti aquello que nunca me pediste y que no necesitas. Aunque tu no me creas te creo cuando me engañas inocentemente, a pesar de todo, sigues siendo la piedra que sujeta mi cordura.

Golondrinas en el cielo, hormigas en el suelo, y cada vez que hace calor me acuerdo de ti.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s