Desinstalando Kernels en Manjaro usando MHWD: Manejando mhwd-kernel

Otra de las cosas por las que me quedé en Manjaro fue por MHWD, esa maravilla de herramienta creada por el Manjaro Team.

Si hace unos días vimos la nueva manera de instalar Kernels usando mhwd-kernel en esta ocasión vamos a ver como desinstalar un Kernel desde el propio mhwd-kernel.

Hay que recordar que mhwd-kernel se encarga de las dependencias, módulos y extra-módulos, que tenga el Kernel tanto al instalarlo como al desinstalarlo. De ahí que sea la mejor herramienta a la hora de manejar los Kernels en Manjaro.

En este ejemplo voy a desinstalar el Kernel 3.8.13.4-1 (linux38) para ver lo realmente sencillo que es el proceso.

Abrimos una terminal y escribimos mhwd-kernel -h para ver las opciones de la herramienta.

Donde podemos apreciar que:

-h es la ayuda o información
-i nos instalará el kernel o Kernels elegidos. Como opcional podemos usar la orden rmc para borrar el Kernel actual
-l nos listará los Kernels disponibles
-li nos listará los Kernels que tengamos instalados y nos dirá el que estamos usando
-r eliminara el kernel o kernels

Una vez sepamos que queremos hacer, en mi caso desinstalar el Kernel linux38, abrimos de nuevo una terminal, si no la teníamos abierta ya, y procederemos.

La orden a ejecutar sería mhwd-kernel, seguido de -r (remove kernel(s)) especificando la versión del Kernel o Kernels (recuerden que se puede instalar o desinstalar más de uno a la vez) a desinstalar, en este caso linux38.

Para ejecutar mhwd-kernel debemos hacerlo con sudo o como root.

sudo mhwd-kernel -r linux38

mhwd-kernel

Como podéis apreciar en la captura, mhwd-kernel, ya se encarga también de desinstalar los módulos o extra-módulos asociados al Kernel a desinstalar, en mi caso solo el módulo de Nvidia, y también de generar de nuevo el Grub para quitar la entrada del Kernel desinstalado.

Ya véis que fácil es MHWD y manejar mhwd-kernel, algo que ninguna otra distro Linux tiene y que convierte a Manjaro en única en su especie 😛

Enjoy 😉

3 comentarios en “Desinstalando Kernels en Manjaro usando MHWD: Manejando mhwd-kernel

  1. Lunes. 15 de julio de 2013.

    Estimado Yoyo:

    ¿Por qué será que las mujeres se apoderan de los baños en las fiestas?
    Entran de a dos y se demoran un siglo en salir, sin importar cuántos están esperando. ¿qué harán dentro? ¿arreglarán el mundo? ¿o se confabularán para engañar a sus maridos, protegiéndose unas a otras? No lo se. ¿Alguien de ustedes lo sabe?

    Terminada mi crisis de nostalgia de la semana pasada, decidí aceptar la invitación de un amigo para ir a una fiesta en su casa. Hemos sido amigos y compañeros de trabajo por casi 30 años, así es que nos conocemos bien incluyendo a nuestras respectivas familias, porque hemos visto crecer a nuestros hijos y envejecer nosotros mismos y nuestras esposas. Además somos colegas, así es que tenemos muchas afinidades.
    Ven este sábado a mi casa
    – Me dijo – , nos tomamos unos tragos y nos distraemos un poco.
    No me gustan mucho los bailes modernos, pero mirar mujeres jóvenes y bonitas (cuando mi mujer no me ve) es una atracción poderosa para mí, aunque me digan “viejo verde”, así es que me hice de ánimo y más si habrían algunos picadillos (tapas les dicen ustedes) para acompañar y yo soy loco por los quesos y el jamón serrano.
    Mi amigo se apellida Askenasy y, como cuando joven era rubio de ojos azules, me ganaba cuando competíamos por mujeres, que se iban con él, que tiene mejor facha que yo. Lo único que me quedaba como venganza era burlarme de sus ancestros diciéndole que tiraba al aire un kilo de porotos y ¡todos le caían el la mano! Si, mi amigo era más “apretado” que mano de trapecista y lo sigue siendo, lo que le ha reportado un patrimonio muchas veces superior al mío y tiene una casa gigantesca en comparación con el apartamento mio donde mi mujer se queja porque la cocina le aprieta las caderas… Pero somos amigos y con defectos y virtudes, nos queremos.

    Oh, que si. Que no. Estoy de acuerdo. Si, mira, podríamos solucionarlo de este modo.
    Conversábamos de nuestro tema favorito. Que los momentos torsores y flexores, que el temple de los ejes, que los ajustes y tolerancias y etc., y etc., y etc,. Y la hora pasó volando y oscureció completamente. Las once de la noche.

    Entonces, conversando de esto y aquello, comiendo queso azul, gruyer, algunas tiras de serrano de pezuña negra y todas esas cosas ricas que se comen en los cocktails, me dieron ganas de ir al baño y…¡Ahí empezaron mis problemas!
    La casa de mi amigo tiene cuatro baños. Fui al primero, ocupado. Esperé como cinco minutos y nada. Mis intestinos comenzaban a encabritarse y un sudor frío corría por mi frente. Fui al segundo baño. Ocupado.
    Corrí al tercero, ocupado también. Subí las escalas para acceder al baño privado del dormitorio de mi amigo y….¡ocupadooo! Desesperado, golpeé la puerta imperativamente y pregunté, ya sin urbanidad alguna ¿VA A SALIR???
    Va salieeeendo. Me respondió una voz rasposa.

    Cinco whiskies en las rocas, dos tequilas con jugo de limón, quesos de distintos tipos, jamones y cuanta cosa suele uno comer en estos casos habían fermentado dolorosamente en mi aparato digestivo y, realmente, ya no daba más…
    Bajé las escaleras y, como un rayo, crucé el salón y me alejé por el jardín oscuro buscando un lugar donde aliviar mis “apremios ilegítimos” y donde nadie me viera y, como a treinta metros de la fiesta, encontré un sitio totalmente oscuro, me bajé mis pantalones, me tomé de una rama de un árbol y dejé que mi intestino se descargara, libremente.

    Uno de los síntomas de alarma que tengo para avisarme el principio de mi borrachera es que aumenta
    la sensibilidad de mi olfato y, extrañado, noté que no había olor alguno…

    No puede ser, me dije. Yo sentí que “salió”.
    Pero no había olor alguno, así es que, cuidadosamente, alargué mi mano para tratar de palpar, cuidadosamente, donde estaba el “bollo”.
    Pero no había bollo. Ahí me asusté.
    Me paré rápidamente y, sin preocuparme de aseo alguno ni de las servilletas de papel que había tomado para tal fin, me arreglé mis pantalones y busqué el llavero de mi auto donde tengo una pequeña linterna led, de esas que vienen con un apuntador láser y la encendí. Nada. No había nada de nada.
    Al ver luz en su jardín, llegó mi amigo y preguntó: ¿Qué pasa, Eduardo? ¿Qué haces aquí en el jardín? -Preguntó-.
    Es que estaba un poco mareado, le mentí, así es que vine a tomar un poco de aire.
    ¿Y la linterna? Preguntó mi amigo, con cara de duda.
    Es que parece que se me cayó mi reloj, le volví a mentir.
    ( Y claro, no le iba a decir que estaba haciendo en su jardín…)
    Aaaah! Muy bien – me dijo – ¡Vamos a tomarnos otro whisky! Me dijo.
    Nooo! Gracias -respondí- me siento un poco mal, así es que me voy a casa, el lunes conversamos.
    Como quieras -me dijo – Ya nos vemos. Hasta el lunes.

    No pude pegar los ojos ni un segundo en toda la noche. ¿Será demencia senil? ¿alcoholismo terminal? ¿locura? ¿delirium tremens?

    ¡Estoy seguro que hice! Me respondí a mi mismo para tratar de acallar mis dudas, pero, si hice, ¿dónde está “la prueba”? Me preguntaba y no hallaba que contestar…
    Así que el domingo (ayer), a las ocho de la mañana estaba tocando la puerta de la casa de mi amigo para ver, con luz de día, donde había dejado la “marca” la noche anterior.
    Toque a la puerta y salió mi amigo con cara de trasnochado y me preguntó: ¿A que vienes, Eduardo?

    ¿Sabes? Le dije. Quiero ver dónde está mi reloj. (Le volví a mentir) ¡Que raro que se me haya perdido! ¿Verdad?
    Mira Eduardo – respondió –
    Anoche, en mi fiesta, pasaron muchas cosas raras, a ti se te perdió el reloj y…

    ¡No se quién fue el desgraciado que me cagó la tortuga!

    Eduardo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s